jueves, julio 7, 2022
jueves, 7 julio 2022
Inicio Noticias Fiscalía: pintura, recibos y GPS atan a Manwe Uno con crimen de...

Fiscalía: pintura, recibos y GPS atan a Manwe Uno con crimen de Valerie Ann

5 de junio de 2019 - 4:21 pm

Michelle Estrada Torres
Voces del Sur

Nuevos detalles de la prueba contra el grafitero ponceño Juan Luis Cornier Torres (Manwe Uno) salieron a relucir hoy, como que al lado del cadáver de Valerie Ann Almodóvar Ojeda había dos recibos de compra de comercios de Ponce, uno de los cuales ubica cerca de la casa del acusado.

Cornier Torres está imputado de asesinato en primer grado, destrucción de prueba y Ley de armas por el crimen de Almodóvar Ojeda, cuyo cuerpo fue encontrado el 18 de diciembre de 2018 cerca de la carretera 518 en el barrio Garzas de Adjuntas.

La información la divulgó hoy, miércoles, el fiscal Ildefonso Torres Rodríguez durante una vista ante la jueza Brenda Vera Miró, de la sala 505 del Tribunal de Ponce.

Se supone que hoy se llevara a cabo una vista de supresión de evidencia para atender la petición de la defensa de que no se acepte como prueba todo lo que recuperó el Ministerio Público durante el allanamiento a la casa de Cornier Torres en la barriada Baldorioty en Ponce el 20 de diciembre de 2018.

Sin embargo, la defensa presentó una moción para que la vista no se llevara a cabo y que la jueza resolviera por expediente, usando solamente la orden de allanamiento y la declaración jurada del agente investigador Félix Rodríguez que dio paso a que una jueza de Ponce la emitiera.

Habiendo la defensa presentado su postura por escrito, el fiscal Torres Rodríguez argumentó en sala por qué sí debía desarrollarse una vista para él sentar a declarar al agente Rodríguez, de la División de Homicidios de Utuado, quien explicaría los motivos fundados que tuvo para solicitar la orden de allanamiento.

“El (agente Rodríguez) observó el cadáver de una fémina el 18 de diciembre en el largo Garzas envuelto en una bolsa de basura con una pintura particular que podría ser aerosol, envuelta en un edredón ensangrentado, con cinta adhesiva transparente, un recibo con fecha del 17 de diciembre de 2018”, afirmó el fiscal durante su alocución.

El fiscal Torres Rodríguez agregó que “uno de los motivos fundados es que se ocupó en ese cadáver unos recibos de compra de unos comercios en Ponce que con posterioridad a la investigación da la casualidad que (sale a relucir que) uno de los comercios está al lado de la casa del acusado”.

Una fuente indicó a Voces del Sur que el establecimiento en cuestión es el Supermercado Baldorioty, localizado en la avenida Roosevelt. En la escena del barrio Garzas había dos recibos.

En un aparte con periodistas luego de la vista, el fiscal precisó que los recibos estaban “en la escena del crimen, al lado de la occisa”.

Asimismo, puntualizó que las pinturas que presuntamente coinciden con las bolsas donde estaba envuelto el cadáver “estaban en el balcón y en el patio” de la casa de Cornier Torres.

Torres Rodríguez también dijo ante la jueza que el agente Rodríguez llegó a la casa de Cornier Torres por el Sistema de Posicionamiento Global (GPS, en inglés) que tenía la guagua de Valerie Ann, la cual fue encontrada en la marquesina de la casa del imputado.

La información del GPS la proveyó la madre de Valerie Ann, Zayda Ojeda Pérez, durante una entrevista que le realizó el agente investigador en el cuartel de San Germán. En ese pueblo reside la progenitora y fue en su casa, al mediodía del 17 diciembre de 2018, donde Valerie Ann fue vista con vida por última vez.

Citando la declaración jurada del agente, el fiscal logró decir: “Zaida Ojeda me enseña un reporte de GPS de T-Mobile del 17 de diciembre que muestra que la guagua está en el pueblo de Adjuntas”.

Los abogados del imputado -Juan de Jesús Vélez, José Figueroa Zayas y Andrés Vélez- objetaron que el fiscal discutiera en sala el contenido de la declaración jurada porque ya se había estipulado y eso era, precisamente, lo que querían evitar oponiéndose a que el agente investigador se sentara a declarar.

Torres Rodríguez solicitó que le permitieran terminar su argumentación, tras lo cual dijo que el agente Rodríguez habló con Cornier Torres en su casa el 20 de diciembre, antes de que se emitiera la orden de allanamiento.

El fiscal afirmó que todos esos elementos le permitieron al agente Rodríguez concluir que Valerie Ann fue asesinada en la vivienda de Cornier Torres. Añadió que el policía concluyó que el cadáver de la joven fue transportado en su propia guagua hacia el barrio Garzas “del análisis del sistema de GPS donde se posiciona el vehículo en Adjuntas y luego en la casa de Cornier”.

La jueza Vera Miró determinó resolver la controversia por escrito. El 9 de julio habrá una vista con antelación al juicio.

Al explicar por qué se opusieron a que el Ministerio Público sentara a declarar al agente Rodríguez, el abogado Juan de Jesús Vélez manifestó que aunque la regla provee para ello, en este caso no aplicaba.

“Nuestra solicitud de supresión de evidencia la estamos sometiendo por los documentos, no es necesario presentar testimonios. La regla provee para eso. Nosotros nos estamos basando en el contenido mismo de la declaración del oficial y de la orden de allanamiento que emitió la juez. La regla provee para celebrar una vista si hay una controversia de hecho. En este caso, no hay controversia de hecho. ¿Por qué? porque solamente el documento habla por sí mismo y no se puede traer prueba distinta a la que dice ese documento. Y el tribunal lo acepta así porque entiende que no hay controversia de hechos y que va a examinar la declaración jurada y la orden de allanamiento para poder emitir su dictamen”, detalló.

Entre los artículos que la defensa pide que no se admitan como evidencia por haberse ocupado durante el allanamiento figuran cuchillos de cocina, zapatos y potes de pintura. Cabe señalar que la Fiscalía divulgó anteriormente que en la vivienda de Cornier Torres se recuperó el arma homicida, un collar roto de la joven, sus identificaciones y un par de tenis ensangrentados supuestamente pertenecientes al acusado.

“Toda esa evidencia, nosotros entendemos que como estaba dentro de la residencia y de la declaración jurada no surge ningún hecho que vincule el interior de la residencia en las observaciones del oficial de la Policía o lo que fuere, entendemos que no había justificación legal para entrar a la residencia. Entendemos que no se mencionó nada con relación a delito alguno del interior de la residencia, o sea, que no se justificaba entonces que se emitiera la orden para entrar a la residencia”, expuso Vélez.

El abogado no contestó si su cliente le dio permiso a la Policía para entrar a la vivienda el 20 de diciembre de 2018.

Publicado: 5 de junio de 2019

© Copyright 2020, Todos los derechos reservados. | Nexo Comunicaciones Inc

Michelle Estrada Torres
Periodista y profesora oriunda de Ponce, Puerto Rico. Su experiencia periodística incluye trabajo reporteril, investigación, edición; producción de textos, fotos y vídeos; y cobertura multimedios y multiplataforma. En Inter Ponce imparte cursos de periodismo y medios de comunicación.